Por: Terrence Aym

Informes siniestros de que el desastre que tiene lugar en el Golfo de México podría estar a punto de alcanzar proporciones bíblicas se filtran a pesar del bloqueo informativo sobre la operación de BP.

Hace 251 millones de años una gigantesca burbuja submarina de metano causó explosiones masivas, contaminó la atmósfera y destruyó más de un 96% de toda la vida en la Tierra [1]. Los expertos están de acuerdo en que la Extinción masiva del Pérmico-Triásico (PT) fue el mayor evento de extinción masiva en la historia del mundo [2]

55 millones de años después se rompió otra burbuja de metano causando más extinciones masivas durante el Máximo Térmico del Paleoceno Superior (LPTM, por sus siglas en inglés). El LPTM duró 100.000 años [3]

Esos mares subterráneos de metano prácticamente cambiaron la forma del planeta al reventar de manera explosiva desde la profundidad bajo las aguas de lo que hoy se llama Golfo de México.

Ahora, los científicos alarmados están preocupados de que la misma serie de eventos catastróficos que entonces condujeron a la muerte en todo el mundo puedan estar ocurriendo nuevamente –y que ninguna tecnología conocida pueda detenerla.

Lo esencial es que la operación de perforación de la Deepwater Horizon de BP puede haber provocado un apocalipsis geológico gradual irreversible que culmine con la primera extinción masiva de vida en la Tierra en muchos millones de años.

El gigante petrolero perforó a kilómetros de profundidad en una región geológicamente inestable y puede haber creado el marco para una liberación prematura de una megaburbuja de metano.

La teoría de la extinción del metano de Ryskin

Gregory Ryskin, ingeniero bioquímico de la Universidad Northwestern tiene una teoría: El océano produce periódicamente erupciones masivas de gas metano explosivo. Ha documentado la evidencia científica de que un evento semejante fue directamente responsable de las extinciones masivas que ocurrieron hace 55 millones de años [4]

Muchos geólogos están de acuerdo: “Las consecuencias de una erupción oceánica impulsada por el metano probablemente serían catastróficas para la vida marina y terrestre. Hablando figurativamente, la región en erupción se “desborda” expulsando a la atmósfera una gran cantidad de metano y otros gases (por ejemplo CO2, H2S), e inundando grandes áreas de tierra. Mientras el metano puro es más ligero que el aire, el metano cargado con gotitas de agua es mucho más pesado, y por lo tanto se extiende sobre la tierra, mezclándose con aire al hacerlo (y perdiendo agua como lluvia). La mezcla de aire con metano es explosiva a concentraciones de metano entre un 5 y un 15%; cuando semejantes mezclas se forman en diferentes lugares cerca del suelo y son encendidas por relámpagos, explosiones y conflagraciones destruyen la mayor parte de la vida terrestre, y también producen grandes cantidades de humo y de dióxido de carbono…” [5]

Las señales de advertencia de una inminente catástrofe planetaria –de tal magnitud que la mente humana tiene problemas para llegar a comprenderla– sería la aparición de grandes grietas o fallas que dividen el lecho marino, una elevación del fondo del mar, y la masiva descarga de metano y otros gases al agua circundante.

Semejantes circunstancias pueden llevar a la ruptura de la contención de la burbuja de metano –pueden entonces permitir que el metano traspase las profundidades subterráneas y sufra una descompresión explosiva al catapultarse a las aguas del Golfo [6]

Se ha documentado que esas tres señales de advertencia están ocurriendo en el Golfo.

Zona cero: la costa del Golfo

La gente y la propiedad ubicadas en la mayor región de la Costa del Golfo se encuentran en la Zona Cero. Serán las primeras expuestas a los gases químicos tóxicos, que causan cáncer. Serán las que sufran inicialmente la furia total de una burbuja de metano que estalla desde el lecho marino roto.

Se mantiene a los medios de comunicación lejos de las medidas de rescate de emergencia que se están adoptando para impedir la mayor catástrofe de la historia humana. El gobierno federal [de EE.UU.] les ha advertido que se mantengan alejados del epicentro de las operaciones con la amenaza de 40.000 dólares por cada infracción y la posibilidad de arrestos por delitos mayores.

¿Por qué mantienen lejos a la prensa? Dicen que el desastre está aumentando.

Grietas y protuberancias

El metano escapa ahora por el permeable y rocoso lecho marino a una velocidad acelerada y mana a raudales de la perforación del primer pozo de alivio. La EPA [Agencia de control ambiental de EE.UU.] ha señalado oficialmente que la Plataforma Nº 1 libera metano, benceno, sulfuro de hidrógeno y otros gases tóxicos. Los trabajadores sobre el terreno ahora usan medios avanzados de protección que incluyen máscaras de gas de última tecnología suministradas por los militares.

Informes que se filtran de los oceanólogos y de trabajadores de rescate en la región, indican que los estratos superiores del lecho marino están sucumbiendo ante presiones cada vez mayores. Esa presión causa que se hinche una inmensa expansión del lecho marino –que según algunos se extiende por miles de kilómetros cuadrados del área que rodea la boca de pozo de BP. Algunos afirman que el lecho marino en la región ha subido sorprendentemente 10 metros.

La boca de pozo rota de BP, el sitio de la antigua Deepwater Horizon, se ha convertido en el epicentro de frenéticos intentos de detener el monstruoso flujo de metano.

El metano subterráneo tiene una presión de 6.805 atmósferas. Según Matt Simmons, experto de la industria petrolera, la presión del metano en la boca del pozo ha aumentado ahora a una presión aterradora de 2.722 atmósferas.

Otro respetado experto, el doctor John Kessler de la universidad A&M de Texas, ha calculado que el pozo roto arroja un 60% de petróleo y un 40% de metano. La cantidad normal de metano que escapa de un pozo puesto en peligro es de cerca un 5%.

¿Más evidencias? El Thomas Jefferson, barco de investigación de la NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU.), ha informado sobre un inmenso corte en el fondo del océano –como una herida irregular de cientos de metros de longitud. Antes de que volvieran a bajar abruptamente la cortina del Gobierno que impuso un bloqueo informativo, los científicos a bordo del barco expresaron sus preocupaciones de que la creciente fisura podría descender kilómetros dentro de la tierra.

Ese vertido también despide petróleo y metano. Está a 16 kilómetros del epicentro de BP. Se han señalado otras nueva fisuras de hasta 48 kilómetros.

Las mediciones de las múltiples columnas de petróleo que ahora aparecen a kilómetros de la boca del pozo indican que hasta un total de 124.000 barriles de petróleo brotan a las aguas del Golfo cada día –es decir unos 20 millones de litros de petróleo diarios.

Lo más inquietante es que se calcula que los niveles de metano en el agua son casi un millón de veces más de lo normal [7]

Muerte masiva en el agua

Si la burbuja de metano –una burbuja que podría llegar a tener 32 kilómetros– estalla con fuerza titánica desde el lecho marino hacia el Golfo, todo barco, plataforma de perforación y estructura dentro de la región de la burbuja se hundirá inmediatamente. Todos los trabajadores, ingenieros, personal del Servicio de Guardacostas y biólogos marinos que participan en la operación de rescate morirán instantáneamente.

Luego el fondo del océano colapsará, desplazando instantáneamente hasta 150.000 millones de metros cúbicos de agua o más y creando un elevado tsunami supersónico que aniquilará todo a lo largo de la costa y hasta bien adentro del interior. Como una explosión termonuclear, una ola atmosférica de alta presión podría preceder la ola marina arrasando todo a su paso antes de la llegada del agua.

Cuando llegue el estruendoso tsunami barrerá todo lo que quede.

Un cóctel químico de venenos

Algunos expertos medioambientales califican de “cóctel químico de venenos” lo que se derrama hacia la tierra, el mar y el aire desde la ruptura del lecho marino.

Áreas de zonas muertas privadas de oxígeno están expulsando especies de peces hacia aguas externas, matando el plancton y toda la pequeña vida marina que es el fundamento de la cadena alimentaria, y contaminando el aire con productos químicos cancerígenos y precipitaciones tóxicas.

Un informe de un observador de Carolina del Sur documenta residuos oleaginosos después de una reciente tormenta. Y antes de que se bajara completamente el bloqueo informativo la EPA publicó datos de que los niveles de benceno en Nueva Orleans habían subido a 3.000 partes por mil millones.

El benceno es extremadamente tóxico e incluso una exposición por poco tiempo puede causar una atroz muerte por lesiones cancerosas años después.

La gente de Luisiana ha estado expuesta durante más de dos meses, y los niveles de benceno pueden ser mucho más elevados ahora. La medición de la EPA fue hecha a principios de mayo. [8]

Día del Juicio Final

Algunos dirán que no puede suceder porque la mayor parte del metano está congelada en forma cristalina, otros señalan que el mar de metano subterráneo se está derritiendo gradualmente debido al petróleo emergente que se calcula puede llegar a 260 grados centígrados.

La mayoría de los expertos informados, sin embargo, están de acuerdo en que si ocurre el evento que cambiará el mundo, lo hará repentinamente y dentro de los próximos 6 meses.

De modo que si los eventos van en contra de la humanidad y la burbuja estalla en los próximos meses, Gregory Ryskin se convertirá en una de las personas más famosas del mundo. Por cierto, no le quedará mucho tiempo para gozar de su recién ganada fama porque la civilización se derrumbará poco después de la erupción de metano.

Puede que la humanidad tenga mucha, mucha suerte y que alguien encuentre una manera de evitar la extinción masiva que ocurra y así conserve a la raza humana.

Tal vez.

Terrence Aym
Global Research/Helium

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

Notas

[1] La extinción masiva del Pérmico-Triásico (PT) cuando un 96% de todas las especies marinas desaparecieron hace 251 millones de años.

[2] “The Day The Earth Nearly Died,” BBC Horizon, 2002

[3] Informe sobre el Máximo Térmico del Paleoceno Superior (LPTM, por sus siglas en inglés), que ocurrió hace unos 55 millones de años y duró unos 100.000 años. Grandes cantidades de metano submarino causaron explosiones y extinciones masivas.

[4] Teoría de Ryskin: Inmensas nubes combustibles producidas por gas metano atrapado bajo los mares y liberado de manera explosiva podrían haber matado la mayor parte de la vida marina, animales terrestres, y plantas al final del período Pérmico –mucho antes de la llegada de los dinosaurios.

[5] James P. Kennett, Kevin G. Cannariato, Ingrid L. Hendy, Richard J. Behl (2000), “Carbon Isotopic Evidence for Methane Hydrate Instability During Quaternary Interstadials,” Science 288.

[6] “Una mezcla aterradora de fuego y agua podría haber causado extinciones masivas”

[7] “Methane in Gulf ‘astonishingly high’-US scientist”

[8] Informe: “Air Quality – Oil Spill” TV 4WWL vídeo [en inglés]

© Copyright Terrence Aym, Helium, 2010

Fuente: www.globalresearch.ca/PrintArticle.php?articleId=20131

Rebelión

Tomado de Libertaliadehatali’s Blog