Un puente construido con palillos de helado y capaz de aguantar 702 kilos de peso ha ganado el décimo concurso de maquetas de puentes que organiza anualmente la Escuela Superior de Ingeniería de Bilbao. Según ha informado dicho centro universitario, este es el primer año que alguna de estas obras de ingeniería a pequeña escala soporta un peso de más de 700 kilos.
Se trata de un puente romano de arco a compresión fabricado por el alumno de la Escuela de Ingeniería Daniel López con cerca de 6.000 palillos, unidos con cola. Este joven ha empleado 250 horas en construir esta obra, que tiene un peso de siete kilos y 130 gramos.

Un total de siete maquetas se han presentado a la presente edición de este concurso, que consta de una categoría estética y de otra que premia la resistencia y el diseño de la estructura.

A la primera modalidad se han presentado los siete concursantes, mientras que a la de resistencia se han presentado cinco.

Roberto Polvoroso ha ganado el primer premio estético y a su vez ha quedado el segundo en la prueba de resistencia al aguantar su maqueta un peso de 510 kilos.

El ganador de la prueba de resistencia, por su parte, ha quedado el segundo en la modalidad de estética.

Los diferentes premios han oscilado entre los 900 y los 300 euros.  

Fuente: EFE.