Un estudio científico realizado en Holanda ha provocado que se enciendan las alarmas del gobierno de Estados Unidos quien está considerando si esta investigación debe darse a conocer al público, informa BBC Mundo.
Los científicos del Centro Médico de la Universidad Erasmus en Rotterdam lograron desarrollar una mutación del virus H5N1 (de gripe aviar) con el potencial de contagiar y propagarse entre humanos.
El estudio, afirman los investigadores, fue llevado a cabo “para entender mejor la forma como un virus puede volverse una amenaza para la salud pública”.
El hallazgo del virus, “uno de los más peligrosos que se han desarrollado” según el profesor Ron Fouchier, quien dirigió el estudio, fue realizado bajo los “estándares más estrictos” de seguridad.
Pero muchos se preguntan si este estudio, en el que se creó el peligroso microorganismo, debía haberse llevado a cabo en un laboratorio militar y no en un laboratorio universitario. O si quizás debía haberse cuestionado más a fondo si el estudio debía permitirse.
“Hasta ahora se han hecho muchos estudios en vivo con varios microorganismos, pero ninguno tiene la contagiosidad que tiene el H5N1″ dice a BBC Mundo el profesor Ramón Cisterna, catedrático y jefe del servicio de microbiología clínica del Hospital de Basurto en Bilbao, España, y reconocido experto en gripe aviar.
“Es decir, un escape en el laboratorio o su posible utilización con finalidades maliciosas es un riesgo que tuvo que haberse medido previamente”, agrega.
En efecto, el gobierno de Estados Unidos está considerando ahora si el avance debe darse a conocer públicamente porque, dice, en manos equivocadas podría ser utilizado como arma terrorista.
Peligrosa mutación
El virus H5N1 que causa la infección de influencia, o gripe aviar, en aves se dio a conocer al mundo cuando en 1997 causó el primer brote de la enfermedad en pollos en Hong Kong que se propagó a humanos.
La infección, sin embargo, no se propagó de un humano a otro, sino el contagio sólo ocurrió en individuos que mantenían contacto cercano con los animales.
Desde 1997 se han informado de casos humanos de gripe aviar en Asia, África, Europa, Indonesia, Vietnam y el cercano oriente.
Y de las 600 personas que han resultado contagiadas hasta ahora, 60% han muerto.
Por eso desde entonces los científicos han sabido que si el virus H5N1 llegara a mutar para propagarse entre humanos podría causar una de las epidemias más mortales que han azotado a la humanidad.
Ahora, el doctor Fouchier y su equipo lograron demostrar que esta mutación puede ocurrir y el virus puede propagarse de una persona a otra por medio de partículas aéreas al estornudar o toser.
“Hemos descubierto que esto es, de hecho, posible, y mucho más fácil de lo que se ha pensado hasta ahora” afirma el científico.
“En el laboratorio fue posible cambiar al H5N1 y convertirlo en un virus en aerosol transmisible que puede rápidamente propagarse por el aire”.
“Este proceso también puede ocurrir en un escenario natural” agrega el científico.
Tal como expresa el profesor Cisterna, el hallazgo es muy importante porque ofrece información valiosa sobre uno de los virus más peligrosos que se conocen.
“Toda investigación que se haga para conocer en profundidad las características de un virus tan sumamente contagioso y peligroso como éste es bienvenida” dice a BBC Mundo el microbiólogo.
“Ahora, en investigaciones como éstas, el debate que se abre es qué hacer con los resultados que se obtengan”.
“Porque es perfectamente lícito investigar un problema, en este caso el problema de porqué el virus no ha logrado transmitirse hasta ahora de forma eficiente entre la población mundial”.
“Este estudio ha ido al fondo de la cuestión y ha visto cómo determinados tipos de actuaciones del virus permitían transmitirse entre los humanos. Es un estudio con mucho trabajo de por medio que ha logrado muy buenos resultados” señala el científico.
“Pero aquí -dice el experto- surge la pregunta del millón: ¿debe ser esto conocido por la comunidad científica?”.
“Ahora la situación es muy difícil: ¿qué vamos a hacer con los resultados?, ¿qué hacer con tanto tiempo de investigación?. ¿Por qué se autorizó este estudio sabiendo el alcance que podía tener?” dice el profesor Ramón Cisterna.
El experto cree que la comunidad científica sí debería conocerlo. Pero el acceso a la información, dice, quizás debería ser selectivo y confidencial.
 
Fuente:BBC Salud Maria Elena Navas